Prácticas profesionalizantes

 El campo de formación de la práctica profesionalizante es el que posibilita la aplicación y el contraste de  los saberes construidos en la formación de los campos antes descriptos. Señala las actividades o los  espacios que garantizan, conjuntamente con los talleres de enseñanza práctica y laboratorios de la  institución, la articulación entre la teoría y la práctica en los procesos formativos y el acercamiento de los  estudiantes a situaciones reales de trabajo. La práctica profesionalizante constituye una actividad  formativa a ser cumplida por todos los estudiantes, con supervisión docente, y la escuela debe  garantizarla durante la trayectoria formativa.

Dado que el objeto es familiarizar a los estudiantes con las prácticas y el ejercicio técnico-profesional vigentes, puede asumir diferentes formatos (como proyectos productivos, micro-emprendimientos, actividades de apoyo demandadas por la comunidad, pasantías, alternancias, entre otros), llevarse a  cabo en distintos entornos (como laboratorios, talleres, unidades productivas, entre otros) y organizarse a  través de variado tipo de actividades (identificación y resolución de problemas técnicos, proyecto y diseño, actividades experimentales, práctica técnico-profesional supervisada, entre otros).

En el caso de los alumnos de sexto año se realizan pasantías laborales en diversas empresas de la zona durante un trimestre. La elección de lugares y/o tareas depende de las disponibilidad de las empresas y de las inquietudes de los alumnos.