Fundamentación de Talleres:
La comprensión de la tecnología no podría llevarse a cabo en forma completa si, además de conocer el marco teórico, no se dominan los procedimientos concretos para la elaboración de la misma. Desde el punto de vista práctico, es el taller el lugar de aplicación de los contenidos vertidos en forma teórica.
Para la producción de objetos tecnológicos se necesitan dos aspectos fundamentales, por un lado, el conocimiento del uso adecuado de herramientas, máquinas, recursos, etc. y por otro, la destreza en el manejo de los mismos, lo cual no sería posible sin tener contacto físico con ellos.
Una vez adquiridos en forma práctica los conocimientos en el uso de los diversos materiales y de los procesos para transformarlos, se pueden tomar decisiones acertadas para la elaboración de cualquier proyecto.

Área Técnica – ciclo básico:
La tecnología se ha transformado en un tema de admiración, nos rodea, nos acompaña en casi todos los actos que realizamos a diario.
El hombre no puede desprenderse de sus creaciones técnicas, y para algunos es como si sus productos se consideraran como elementos tan naturales de la realidad en que vivimos, que no merecieran ser estudiados. Dentro de este marco, es que surge la necesidad de hombres que se capaciten para dominar la tecnología, que conozcan “la metodología de hacer las cosas”.
Históricamente, la evolución tecnológica, dependía de circunstancias prácticas, en su mayor parte imprevisibles. La tecnología moderna, en cambio, está vinculada íntimamente con el conocimiento y comprensión que se tiene sobre los sistemas en particular y está más ligada a la comprensión del proceso.
Además, en un mundo con recursos materiales a veces escasos, es necesario dirigir el enfoque de la tecnología hacia el ámbito de una actividad reflexiva y no meramente manual. Se trata de enseñar a investigar, mediante la discusión de los conocimientos y recursos disponibles y no meramente aplicando razonamientos estructurados.